11.6.12

¿Acaso la pasión es una llama que se puede apagar con un leve susurro del viento? ¿Esta este viento a disposición de la casualidad, o siempre habrá alguien dispuesto a soplar la llama?


De todos modos , lo único que sabemos con certeza es que esta llama no es eterna.



Podemos intentar aplazar su inevitable desaparición por un tiempo, pero en algún momento se apagará.