5.12.12

Despierto de mi sueño y me encuentro bruscamente con la innegable realidad. Sabía que los sueños son efímeros, quizás quedé apresada en un letargo engañoso. Pero ya estoy aquí de nuevo. He vuelto realidad. Puede que vuelva a caer en tus trampas de idealización, pero acabaré despertándome. Una y otra vez... Acepto tu caprichoso juego.